la unicidad del instante

En un ínstate ocurre un mundo, hay veces que se sienta sobre sus rodillas desnudas, y se mira en el espejo, en el espejo de la esquina primero, espejo de pie, antiguo, y piensa en el momento, en ese momento. Se pregunta si solo hay un instante, por qué solo piensa en ayer; ayer se desnudaba para él, si solo hay un instante por qué no se queda con el de ayer.

Por las noches, sobretodo las que empezaban a superar los 23 grados, noches húmedas y calurosas que avecinaban un verano cercano, un verano caliente; en esas noches, sobretodo en las que no tenia que cumplir con las obligaciones que la vida le había impuesto o que se había impuesto a si misma, en esas noches se dedicaba a beber copas con las amigas. No se podía decir que tuviese muchas amigas, tan solo unas pocas, pero cuanto llevaban juntas, ya ni ellas mismas lo sabían; de echo casi ya no hablaban de nada. De todas sus aficiones, la mayor en realidad podría considerarse la de beber. Así, en silencio, mientras sus amigas hablaban de sus “hobbies” o aficiones, ella no dejaba de repetirse mentalmente, por qué nadie habla de su afición a beber, si en realidad era una de sus mayores aficiones.
Sin embargo, al menos una de sus amigas, Rosa, una de las que no fallaba en aquellas noches de afición al copetín, al menos ella debería reconocer que la bebida es su pasatiempo favorito, ese, y fumar, fumar como si le fuera la vida en ello.
Rocío no paraba de repetir para si misma la última frase que debía haber oído o leído en algún sitio; es increíble el poder de asimilación absurda que tiene el cerebro. – El camino a la perfección no es más que la autentica masturbación; en cambio el camino a la autodestrucción, he ahí el camino, amigas. Solo nosotras que estamos suficientemente locas podríamos tomar voluntariamente ese camino.
Por más que nos vendan la auto perfección como meta a conseguir; la sociedad actual en la que vivimos nos ancla y condena a una pequeña pero mordaz destrucción particular. Y al mismo tiempo nos vende sus curas, milagros y remedios, paro los males que ella mismo, o nosotros mismos, hemos creado. Con el único objetivo de que sigamos atados a la piedra de molino.
Y por supuesto, seguía Rocío, nos proporciona la posibilidad de evadirnos, con lo cual, que nos queda! como no la vamos a tomar! En realidad me encantaría volver a la caverna, a la ignorancia, a la inconsciencia de nuestra propia desgracia.
Al día siguiente nuestra querida Rocío se suicido, abandono este mundo sin capacidad para seguir decidiendo que es lo que quería del mismo; igual no quería nada del mismo y por eso decidió suicidarse.

Es tal la esclavitud, y fustración que la situación actual provoca en la gente como tu y como yo, que todos, o al menos aquellos que seguimos siendo humanos, necesitamos de actividades, de aficiones, de “hobbies” que nos evadan de nuestras vidas vacías, faltas de contenido; por que no somos más que otro engranaje de la gran rueda. Somos adictos, de esta manera hacemos lo que sea por poder conseguir aquello que nos satisface cada vez durante un instante más breve y que cada vez necesitamos más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: